CĂłmo cuidar a un hamster-Roedores

Estas en la categoria Roedores / Hámster

Parece que los hámster vuelven a ser animalitos preferidos como mascotas para mucha familia. Y digo «vuelven» porque ya hubo una fiebre, moda, o llámalo como quieras, hace unos abriles con estas mascotas. ¿A que tú todavía tuviste un hámster cuando eras adolescente y ahora lo adoptas para tus hijos ?. O, bueno, quizá quieres retornar a estar la bonita experiencia de tener un amiguito así en casa.

Sea cual sea la raza del hámster que decidas adoptar, es importante que conozcas los principales cuidados que debes tener en cuenta para permanecer atinado a tu mascota. Al fin y al lado es una responsabilidad que tenemos todos los dueños de cualquier mascota, ¿verdad ?.

Hamster esperando a su nuevo dueño

La canariera del Hamster

Lo primero que debes tener preparado antaño de traer a tu hámster a casa es su canariera. Piensa que pasará mucho tiempo en ella, así que has de ponerla lo más confortable posible para él. Las jaulas de hámster más típicas son las que en su parte inferior se asemejan a la caja de arena de un astuto, y están cubiertas por una reja en la parte superior. Esto proporcionará mucha ventilación a tu mascota.

En la tienda de animales donde adquieras a tu amiguito te orientarán sobre el tamaño adecuado de la canariera; siempre coincidente con lo magnate que se hará tu hámster. Pero, por lo que te digo más en lo alto, no es practicable adivinar que tendrá que ser una canariera generosa en tamaño.

Cubre el fondo de la canariera con material adecuado tal como sustrato (le encantará para excavar) y virutas de madera (más conocidas por serrín). Pero ten cuidado, las virutas de madera de pino y cedro son malas para tu hámster ya que pueden provocarle muchos problemas de lozanía. La madera más adecuada es la de chopo conveniente a que no posee tantos aceites perjudiciales. Lo que está totalmente desaconsejado es que utilices material de algodón como colchoneta de la canariera; piensa que es un material totalmente indigerible y, adicionalmente, las hebras del mismo pueden provocar ahogamientos o, incluso, envolver sus extremidades y causarles mucho daño.

Proporciónale una estancia de lo más agradable. Los hámsteres son animales nocturnos y muy muy activos, por lo que necesitan tener juguetes y entretenimientos en su casita. Ponle juguetes de madera para que pueda morderlos y así estimular sus dientes. Igualmente les gustan los escondites; puedes ponerle una caja o un tubo de cartón simple para que se esconda, pase a través de él e, incluso, lo muerda para brincar.

Un clásico en las jaulas de los hámsteres son las ruedas para que hagan control. Es muy bueno que la tenga para poder moverse sin volverse chalado corriendo por la canariera. Y un complemento a la rueda es la fantasía donde puedes meter a tu hámster y dejarlo autónomamente por tu casa (eso sí, no olvides tenerlo demasiado tiempo adentro).

Una comida adecuada para tu roedor

Es fundamental que tu hámster coma correctamente. A pesar de ser un animalito muy activo y con un transformación rápido, todavía puede ponerse gordito si lo sobrealimentas. Lo ideal es que le des cada día la medida de una cuchara de alimento propio para él, tal como mezcla de semillas o granulación. Has de enterarse que la mezcla de semillas no es demasiado buena para tu amiguito porque puede volverse muy selectivo y manducar sólo aquellas que le gustan, dejando de banda otras que quizá sean necesarias para su organismo. Por eso, lo más aconsejable es que le proporciones la comida en agrupación, y cuando haya comido suficiente le premies con la mezcla de semillas.

Tu hámster guardará comida en sitios estratégicos, adicionalmente de guardársela en los abazones. Juega con él colocándole la comida en sitios escondidos para que la busque y así no se aburra. Si ves el tazón de comida hueco no te alarmes, probablemente tu hámster haya retirado de ahí las viandas para guardarlas en su escondrijo predilecto.

Prémiale de vez en cuando con bocadillos para adicionar variedad a su dieta. Los bocadillos pueden estar formados por una pequeña cantidad de vegetales tales como verduras de hojas verdes (aunque no todas son buenas para tu roedor. Por ejemplo, la cebolla, la lechuga iceberg, el ajo, el tomate o las frutas cítricas son alimentos nocivos para él), un cogollo de coliflor o todavía un trocito de manzana. Igualmente, puedes darle lo que se llaman bocadillos duros; pueden ser croquetas de perro o ramas de árboles frutales. Igualmente encontrarás este tipo de manjares ya preparados en tiendas de animales. Una buena opción es una mostrador masticable. Pero no abuses de ellos; dáselos una vez por semana, más o menos.

Y, por supuesto, que no le falte el agua. Instala en su canariera un depósito de agua propio para ratones; así evitarás que se contamine y que ocupe área. Eso sí, cámbiasela todos los días.

Vida social con tu hámster

Cuando tu hámster llega a casa, debes proporcionarle mucho confort y silencio para que se acostumbre a su nuevo hogar sin estresarse. Coloca la canariera en un área tranquilo, allá de luz y ruidos. Asegúrate de que esté perfecta, con sus juguetes, comida y agua. Tápala con un paño y deja que tu amiguito se adapte a ella durante los primeros días. Evita que nadie, incluso tú, se acerque a la canariera en esos primeros días.

Pasados los primeros tres días acércate lentamente a la canariera hablándole con suavidad para que aprenda a ojear tu voz. Sé paciente, tiene que conocerte. Haz las tareas de higiene de la canariera, el cambio de comida y agua, que él se acostumbre a ver tu mano adentro de la canariera.

Ayúdale a conocerte. Cuando hayan pasado unas tres semanas empieza a dejarle que te conozca. Pon tu mano en la canariera y deja que te olisquee; poco a poco verás como coge confianza y se va subiendo a tu mano interpretando que es un área seguro. Dale premios cada vez que suba y ponle bocadillos en ella para que interprete que es un área bueno.

Ya verás como cuando te conozca la relación con él será fascinante. Te reconocerá cuando llegues a casa y te devolverá el cariño que le brindes. Bueno, ¿y qué mascota no hace eso ?…

Cuéntanos, ¿tienes un hámster en casa ?, ¡comparte alguna detalle que hayáis vivido juntos!

Esperamos que hayas disfrutado al interpretar este artículo tanto como nosotros disfrutamos al escribirlo, nos seguiremos esforzando cada ves más día a día para trate más contenidos de calidad

Deja un comentario