Conocé todo 10 citas de caballos populares y lo que significan


Est√°s en caballos – Preguntas frecuentes sobre la propiedad de caballos 10 citas de caballos populares y lo que significan


A algunas personas les gusta coleccionar citas de caballos. Pero no todos son f√°ciles de entender. Algunas citas de caballos comunes son evidentes. ¬ęPuedes padecer un hero√≠na al agua, pero no puedes hacerlo absorber¬Ľ, por supuesto significa que no puedes hacer que cierto haga poco que en realidad no quieren hacer. Algunas citas de caballos no son tan f√°ciles de descifrar. Aqu√≠ hay diez citas de caballos comunes y lo que pueden significar.

  • 01 de 10

    Sin pezu√Īa, sin hero√≠na.

    Los cascos da√Īados, d√©biles o demasiado crecidos pueden significar que su hero√≠na probablemente se quedar√° cojo, y no tendr√° ning√ļn hero√≠na para costar o conducir. Esto es tan cierto ahora como lo fue siempre, y por qu√© es esencial el buen cuidado de los cascos.

    Sin pezu√Īas sanas, tu hero√≠na no ser√° muy √ļtil o adecuado.

  • 02 de 10

    Cotización del heroína: Un pedacito de oro no mejoría al heroína.

    Incluso en la caducidad, los buenos jinetes se dieron cuenta de que lo que hace a un buen hero√≠na no es el costo del equipo, pero comprendieron que la esencia del √©xito era la capacitaci√≥n del paciente y el manejo constante. Todos hemos manido ¬ębits de oro¬Ľ anunciados; Los que prometen hacer tu hero√≠na consumado porque hacen esto o aquello maravilloso. Y muchos de nosotros hemos manido corredores que saltan de un bit a otro con la esperanza de que resuelva alg√ļn problema.

    Las posibilidades son un poco, o cualquier otra aposento de equipo no va a resolver un problema. Cuando surgen problemas, la primera pregunta de las muchas preguntas que debemos hacer es ¬Ņpor qu√© ? Hay citas similares como, ¬ęNo se puede establecer al hero√≠na por el arn√©s¬Ľ, ni al jinete por su ropa. Los buenos caballos y la h√≠pica tienen poco que ver con las trampas.

  • 03 de 10

    Nunca busques un heroína de regalo en la boca.

    Si admisiblemente ahora valoramos a los caballos como compa√Īeros, una vez se los valor√≥ como modos de transporte. Probablemente no regalar√≠as un hero√≠na novicio que a√ļn era √ļtil. Cuando un hero√≠na envejec√≠a, ya no pod√≠a tirar ni transportar cargas, y por lo tanto, ten√≠a poco valencia. Una forma de entender si un hero√≠na era a√Īoso era aclarar la boca y mirar sus dientes, lo que revelar√≠a su etapa.

    Por lo tanto, no mire en la boca de un ‚Äėhero√≠na de regalo‚Äô, porque probablemente descubrir√° que es a√Īoso y se dar√° cuenta de que ha obtenido poco de poco valencia (y no aprecia el pensamiento detr√°s del regalo, si es que lo fue. admisiblemente intencionado.) Disgusto del insuficiente hero√≠na cuyo nuevo propietario sigui√≥ este axioma.

  • 04 de 10

    Un pie blanco, cómpralo; Dos pies blancos, inténtalo …

    … Tres pies blancos, mire admisiblemente a su cerca de; Cuatro pies blancos, ve sin él.

    Este dicho tiene variaciones como ¬ęcuatro pies blancos y blanco en su trompa, quit√°ndose la piel y aliment√°ndolo hasta los cuervos¬Ľ. ¬°Eso es sobrado duro! O, uno, c√≥mprame, Dos, pru√©bame, Tres, t√≠meme, Cuatro, vuela. Este a√Īoso dicho probablemente se podio en la creencia de que los cascos blancos son m√°s d√©biles que los oscuros y que su hero√≠na de patas blancas es propenso a la desidia de sonido adecuado al desgaste y las grietas.¬†

    El dicho se invierte en una lectura. Un pie blanco, no lo retengas ni un día, Dos pies blancos, envíalo allá, Tres pies blancos, véndelo a un amigo, Cuatro pies blancos, mantenlo hasta el final. Cualquiera que sea la intención detrás de la rima, hemos aprendido que el color del casco no es tan importante como alguna vez pensamos que era.

    Continuar a 5 de 10 a continuación.

  • 05 de 10

    Quien quiera alucinar all√° le ahorra su corcel.

    Este dicho de Jean Baptiste Racine es como la historia de la tortuga y la liebre y el dicho, ¬ępaulatino y constante anhelo la carrera¬Ľ. Ciertamente, este dicho no se prostituci√≥n de una carrera, sino de eludir energ√≠a para que tanto el hero√≠na como el jinete tengan los posibles f√≠sicos para perdurar un ritmo paulatino pero constante a prolongado plazo. Si comienza un prolongado delirio en un carrera lun√°tico, es posible que haya cansado su hero√≠na antiguamente de aparecer a su destino.

  • 06 de 10

    El comprador necesita cien fanales, el mercader no uno.

    Muchos comerciantes de caballos son personas honestas que confían en la publicidad de boca en boca para mantenerse en el negocio. A menudo toman mucho tiempo para hacer coincidir a los jinetes con el heroína consumado. Pero en tiempos pasados, los comerciantes de caballos tenían una reputación de ser astuto y de métodos inescrupulosos.

    Desafortunadamente, todav√≠a hay vendedores deshonestos, pero son minor√≠a y la palabra viaja r√°pido, especialmente en Internet. Siempre depende del comprador tomar la audacia final, y es por eso que el ¬ęcomprador necesita cien fanales¬Ľ para ver todas las posibles fallas y problemas que puede tener un hero√≠na. Un mercader sin escr√ļpulos, sin retenci√≥n, no necesita ver nadie, y ciertamente no se√Īalar√≠a problemas, incluso si existieran.

  • 07 de 10

    No eres un jinete a menos que te hayas caído siete veces.

    Esto es similar a otro dicho: ¬ęcae siete veces, lev√°ntate ocho¬Ľ, es afirmar, aprende de la experiencia y vuelve al hero√≠na. A menudo se te dice que vuelvas a costar en el hero√≠na posteriormente de que te caigas, lo cual es una buena idea (posteriormente de haberte revisado por da√Īos), por lo que no tienes tiempo para pensar en la ca√≠da.

    Siete es probablemente significativo porque siete es considerado en muchas culturas como un n√ļmero afortunado. Probablemente querr√°s evitar caerte y no deber√≠as marcar siete goles. Pero es sabio estar preparado, de modo que aqu√≠ le explicamos c√≥mo puede minimizar el impacto de su ca√≠da con un desmontaje de emergencia.

  • 08 de 10

    Un mar suave nunca hizo un marinero hábil …

    …Un heroína consumado, nunca hecho un jinete.

    Como principiante, quieres encontrar el hero√≠na consumado. Pero a medida que avanzas en tu astucia para costar, el hero√≠na no tan consumado puede ense√Īarte mucho. La esencia para designar un hero√≠na una vez que hayas pasado la etapa de principiante y desees mejorar tus habilidades es designar uno que te desaf√≠e, sin tener que enfrentarte ni ser intimidante. A posteriori de que hayas superado tu primer hero√≠na, es posible que desees designar uno que tenga un temperamento muy tranquilo para que puedas estudiar el proceso de entrenamiento.

    O admisiblemente, puede designar un hero√≠na con un problema espec√≠fico que pueda resolver de forma segura. Los principiantes tienen mucho que estudiar de esos primeros caballos perfectos, pero m√°s delante, los caballos ¬ęimperfectos¬Ľ asimismo tienen mucho que ense√Īarnos. Probablemente es mejor estudiar a navegar en aguas tranquilas asimismo.

    Continuar a 9 de 10 a continuación.

  • 09 de 10

    Un buen heroína nunca es un mal color.

    A algunas personas les gustan los caballos de color confuso y las bahías de inclinación lo mejor. A algunos no les gustan los grises, simplemente porque son demasiado difíciles de perdurar limpios. Y ciertos colores de los caballos tienen una reputación de tener ciertos tipos de temperamentos.

    Se suele pensar que las yeguas casta√Īas son de mal humor y temperamentales. Pero nunca deber√≠as designar un hero√≠na basado en el color, porque para cada potranca casta√Īa de mal humor, probablemente haya otra que sea tranquila y estable. Mucha gent√≠o se obsesiona con el color. Pero designar un hero√≠na que no sea adecuado simplemente porque le encanta su color, sobre uno adecuado que es el color ¬ęincorrecto¬Ľ no es una opci√≥n inteligente. Elija el hero√≠na con el que puede subirse y disfrute ahora mismo y se encontrar√° amando a todo el hero√≠na, no solo al pelo.

  • 10 de 10

    Cuelga una herradura sobre la puerta para tener buena suerte.

    Esta superstici√≥n es probablemente una aleaci√≥n de creencias porque las herraduras tienen siete agujeros y siete se considera un n√ļmero de la suerte. Est√°n hechos de hierro, que tiene la calidad de la fuerza, y est√°n asociados con caballos y burros que han sido venerados a lo prolongado de los siglos. As√≠ que las herraduras han llegado a significar buena suerte.

    Incluso hay una epígrafe de la Permanencia Media sobre un herrero llamado Dunstan. Dunstan fue visitado por el diablo en su herrería. El diablo quería que Dunstan le hiciera zapatos, pero Dunstan se negó y golpeó al diablo, haciéndole prometer que nunca entraría en un sitio donde una herradura colgaba sobre la puerta. Para evitar que la suerte se agote, la herradura debe colgarse del pie. En algunas culturas, sin retención, se cree que el dedo del pie debe estar colgado.

Deja un comentario