Conocé todo Cómo entrenar a un cachorro para que venga cuando sea llamado


Estás en Primeros pasos РCachorros Cómo entrenar a un hijuelo para que venga cuando sea llamado


Entrenar un retiro, cómo entrenar a un hijuelo para que venga, es un comando elemental de entrenamiento de cachorros que todos los perros deben memorizar. No solo promueve el comportamiento educado, sino que además puede exceptuar la vida de su hijuelo.

Los cachorros curiosos se meten en problemas sin supervisión constante. Incluso cuando miras al bebé, esa petigrís burlona puede tentarlo para que se tope con el tráfico que se aproxima ayer de que puedas detenerlo.

Una recuperaci√≥n, que se produce cuando se pira, permite a los propietarios evitar problemas incluso desde una distancia. Por ejemplo, tal vez su hijo abre la puerta para el cartero y el hijuelo sale corriendo. O correctamente, el peque√Īo decide hacer amistad con el inmundo visitante blanco y molesto, ¬°zorrillos !, y te das cuenta demasiado tarde en el patio trasero. Incluso los cachorros peque√Īos viajan m√°s r√°pido en cuatro patas regordetas que las personas, por lo que no hay forma de atraparlo, y de hecho, perseguir a un hijuelo se convierte en un muestrario de carreras que no se apetito. Ense√Īe ¬ęven¬Ľ y su nuevo hijuelo se mantendr√° a su √°mbito, incluso sin el beneficio de una correa.

Entrenar errores para evitar

Los cachorros se negaron a venir cuando fueron llamados por varias razones. Los cachorros nuevos pueden no memorizar sus nombres. Proporcionadamente podrías estar gritando gibberish.

En la mayor√≠a de los casos, sin confiscaci√≥n, los cachorros no saben lo que significa el comando. Es importante explicar el t√©rmino en el verbo que tu hijuelo entiende. Posteriormente de todo, si no hablas franc√©s, no es exacto esperar que entiendas esa german√≠a extranjera, y los cachorros aprenden ¬ęhumanos¬Ľ. El entrenamiento con clicker es una excelente modo de comunicarte con tu hijuelo.

Otra raz√≥n por la cual los cachorros ignoran el retiro es que no les beneficia. ¬ŅPor qu√© deber√≠a su hijuelo olvidarse de perseguir a esa palomilla o pasar por la calle para encontrarse con el gur√≠ con una pelota, y en su ocasi√≥n retornar a usted, aburrirse ? Montar cuando se le pira debe vencer cualquier comportamiento rotativo que incite al hijuelo a ignorar su orden.

Uno de los errores de entrenamiento m√°s comunes y peores es castigar al hijuelo una vez que finalmente llega. Claro, te molesta que haya ignorado tu fren√©tico lamento de que venga su nombre. Tal vez perseguirlo lo hizo presentarse tarde al trabajo. Pero ense√Īas la aviso equivocada actuando inc√≥modo. Se entera de que cuando finalmente llegue ser√° castigado, por lo que es mucho menos probable que obedezca la pr√≥xima vez. Nunca castigue cuando su hijuelo venga, no importa cu√°nto tiempo le lleve contestar. Aqu√≠ es c√≥mo ense√Īarle a su hijuelo a venir al comando.

Entrenando cachorros para venir

  1. Averig√ľe qu√© galard√≥n (delicia, mamotreto chill√≥n, muestrario de impulso) que le gustan m√°s a su hijuelo. Aseg√ļrate de que sea inaguantable y mucho m√°s emocionante que cualquier otra cosa en su mundo de cachorros. Reserva eso para ejercicios de entrenamiento. Las recompensas por galard√≥n son m√°s divertidas que la comida, por lo que debe ser peque√Īa, maloliente y no m√°s √≠nclito que la punta de su dedo me√Īique.
  2. Encuentre un momento en que los ni√Īos no est√©n cerca, la casa est√© en silencio y las otras mascotas tomen una siesta. Evita las distracciones para que el hijuelo solo tenga T√ö para la atenci√≥n. Tildar su nombre, avisar su atenci√≥n, y aparecer a √©l si es necesario para mostrarle la delicia o el mamotreto chill√≥n.
  3. Una vez que se haya centrado en usted y en la galard√≥n, diga ¬ę¬°Nombre, venga!¬Ľ Luego gire y CORRE en la direcci√≥n opuesta. Esto utiliza su instinto instintivo para el muestrario social. Los cachorros rara vez pueden resistir la tentaci√≥n de perseguir.
  4. Deja que te ámbito, y dale o dale la galardón. Alabadle por ser un perrito tan inteligente. Da muchas caricias y deje atinado, para que sepa sin ocasión a dudas que te complace.
  5. Repita el muestrario de persecuci√≥n varias veces seguidas. D√©jalo deseando m√°s, as√≠ que detente ayer de que se canse del muestrario. Practique el comando de ¬ęvenga¬Ľ de esta modo una o dos veces al d√≠a durante una semana.
  1. Posteriormente de una semana, intente el entrenamiento mientras est√° de pie. Aseg√ļrate de que el hijuelo no est√© durmiendo, comiendo o concentr√°ndose en poco incre√≠blemente interesante. Diga ¬ę¬°Nombre, venga!¬Ľ Y muestre el mamotreto o la delicia. Cuando llegue, haz una gran fiesta de cachorros con la delicia o la galard√≥n de un mamotreto.
  2. Una vez que entienda lo que significa ¬ęvenir¬Ľ y obedezca rutinariamente sin distracciones, desaf√≠elo. Intenta alejarlo de pasatiempos interesantes, como perseguir a esa palomilla. Practique ‚Äúvenga‚ÄĚ a lugares nuevos, no solo en la sala de estar, sino adem√°s exterior, en el patio o en la casa de la abuela.
  3. En cualquier momento en que su hijuelo acuda a usted, sin importar cu√°nto demore, aseg√ļrese de alabar y premiar. Por encima de todo, desea que el hijuelo que regresa a usted tenga solo asociaciones positivas, por lo que nunca tendr√° miedo de retornar a usted.

Deja un comentario