Conocé todo Cómo examinar la cabeza de tu gato para la salud


Estás en Gatos – Vitalidad y bienestar de los gatos CĂłmo examinar la capital de tu pĂ­caro para la lozanĂ­a


Ciertamente, todos los que tienen un pícaro quieren que esté saludable. Enterarse cómo se ve y cómo se siente un pícaro sano al tacto puede ayudarnos a detectar cualquier cambio que pueda requerir atención veterinaria. Echemos un vistazo a nuestros gatos de pies a capital para que podamos comenzar con un campo de solaz nivelado. En primer zona, es importante señalar que una «discapacidad», como una extremidad amputada, ceguera o pérdida de la gala, no descarta automáticamente la lozanía normal. Por ejemplo, un pícaro «trípode» activo puede ser mucho más saludable que un pícaro obeso con las cuatro patas.

La capital del pĂ­caro sano

La capital de un pícaro sano dará una impresión de alerta. Excepto al adormecerse, interactuar con otros gatos o al acecho, la capital será elevada. Comience por memorizar cuáles son todos los bultos y protuberancias en la capital de su pícaro en su estado saludable (confirme cualquier sospecha con su veterinario).

Las orejas de un pĂ­caro sano

A excepción del Scottish Fold y el American Curl, las orejas de un pícaro tendrán forma triangular. La capa exógeno de la oreja es muy corta y, por regla normal, poco más espesa que el pelo en el resto del cuerpo del pícaro. Oportuno a esto, los gatos blancos y otros gatos con orejas de color claro son susceptibles al carcinoma de células escamosas, una forma de cáncer que ataca las puntas de las orejas y las valor rosadas de estos gatos. Este cáncer es maligno y se puede diseminar a otras áreas del cuerpo del pícaro si no se manejo de guisa agresiva. Por lo tanto, cualquier indicación de llagas, costras o apariencia «crujiente» debe provocar una invitado a su veterinario.

Sus orejas estarán limpias, sin signos de ácaros. Aunque normalmente, las orejas de un pícaro pueden mostrar una pequeña cantidad de cera, no debe poseer mal olor o pus visible o drenaje, lo que podría conducir a la pérdida de la gala. Un pícaro con orejas sanas nunca debe sacudir la capital ni patear las orejas. Cualquiera de estos signos es una señal de advertencia de que el veterinario debe ver al pícaro inmediatamente.

Los luceros de un pĂ­caro sano

Los luceros de tu pícaro deben ser claros, brillantes y alertas a su más o menos. Aunque sus pupilas pueden ser estrechas o anchas, dependiendo de la cantidad de luz que se refleja en ellas, siempre deben ser del mismo tamaño. El blanco de los luceros debe ser blanco, sin evidencia de color amarillento o bochorno. Aunque puede ver pequeños vasos sanguíneos, la aparición de matanza en la cámara óptico es una emergencia veterinaria. El entornar o parpadear de un ojo asimismo podría indicar una agravio en el ojo, como materia extraña o un arañazo de otro pícaro. Estas son asimismo indicaciones de que se debe consultar a un veterinario. El bochorno de la membrana rosada que recubre el párpado es un indicio de posible conjuntivitis, que a veces puede ser difícil de tratar. Ninguna de estas condiciones contesta al tratamiento casero de bricolaje, y cualquiera de ellas podría conducir a problemas graves y ceguera si no se manejo.

La ñatas de un pícaro sano

El sentido del instinto de un pícaro sano es catorce veces más cachas que el de un humano, lo que no es sorprendente, ya que la ñatas del pícaro puede ser uno de sus activos más valiosos. De hecho, las noticiario de vez en cuando salen a la superficie cuando los gatos «salvan la vida de sus familias al despertarlos luego de curiosear humo o fugas de gas.

Depende en gran medida de su sentido del instinto para encontrar comida en forma de presa, rastrear a sus enemigos (depredadores, perros, otros gatos) o averiguar un compañero. Los gatos usan sus propias glándulas de olor para marcar su zona, que pueden ocupar por varias millas en la naturaleza. Luego usan su ñatas con su magnífico víscera, el víscera vomeronasal, más conocido como el Víscera de Jacobson, para confirmar sus propias marcas de olor, y para comprobar de que ningún otro depredador o pícaro rival haya pasado por ese camino.

La piel de la ñatas de un pícaro puede ser de cualquier color, incluso irritado y rosa, o incluso una combinación de colores. Las fosas nasales deben estar libres de mucosidad, y no «líquidas». Aunque un pícaro a veces puede estornudar oportuno a alergias o polvo, los estornudos continuos y severos, a veces acompañados de arcadas, son una indicación de que puede tener algún cuerpo extraño incrustado en su conducto nasal. Así es un pícaro pateando en su ñatas. Esto es más popular con los gatos permitidos al ventarrón suelto, que pueden poseer tragado o inhalado una huesito dulce de zorro o una cuchilla afilada de hierba, y se considera una emergencia veterinaria. 

La boca de un pĂ­caro sano

Al igual que su ñatas, la boca y los labios de un pícaro sano pueden ser rosados ​​o negros. A veces, a medida que los gatos envejecen, sus labios previamente rosados ​​pueden desarrollar manchas de pigmento irritado, lo cual es común. El color común de las encías de un pícaro sano y el techo de la boca es un rosa claro. Las encías muy pálidas o de color rosa brillante, las encías irritadas, especialmente en combinación con otros síntomas, deben ser revisadas por un veterinario.

Los dientes de un pícaro sano, yuxtapuesto a sus garras, son sus armas de defensa más valiosas. Como un carnívoro obligado, los dientes de los gatos están diseñados no solo para matar presas, sino asimismo para romper y triturar su carne para tragar. Un pícaro adulto tiene 30 dientes, divididos en partes iguales entre la parte superior y la inferior:

  • 12 incisivos: Se utiliza para el aseo personal y para rasar trozos de carne del hueso de su presa /
  • 4 dientes caninos (asimismo conocidos como «colmillos»): Se utiliza principalmente para la defensa y matando presas.
  • 10 premolares: Utilizado en conjunciĂłn con los molares.
  • 4 molares: A diferencia de los humanos, los gatos no usan sus molares para «pulverizar» su comida. En su zona, trabajan en una especie de operaciĂłn de «corte y corte», poco asĂ­ como lo hace un rebanador elĂ©ctrico de carne.

Los dientes de un pícaro son normalmente blancos, con pequeñas evidencias, si las hay, de acumulación de sarro. Están enraizadas de forma segura en la mandíbula del pícaro. Cualquier veterinario debe investigar cualquier signo de bochorno en las encías más o menos de los dientes o aflojamiento de los dientes. Seguir un plan de cuidado dental regular ayudará a estabilizar dientes y encías saludables.

El víscera de Jacobson, que se describe en la sección sobre la ñatas de un pícaro, se encuentra en el paladar, calibrado detrás de los dientes frontales de los gatos.

Bigotes de un pĂ­caro sano

Aunque los bigotes largos sobre los labios superiores a cada banda de las fosas nasales son los que comúnmente consideramos bigotes, los gatos asimismo tienen bigotes sobre las cejas, muy antes en las mejillas, y más cortos en la parte posterior de las patas delanteras.

Estos pelos extra fuertes se llaman vibrissae, O pelos táctiles, y son al menos dos veces más gruesos que el melena ordinario del pícaro, con raíces que son tres veces más profundas, rodeadas de histerismo y vasos sanguíneos. Las vibrisas nunca deben recortarse, ya que son una aparejo necesaria para los gatos. Se caerán de vez en cuando, al igual que los pelos normales, pero los reemplazos volverán a crecer. En mi casa, consideramos que un pelo enfrentado en el suelo es un hallazgo afortunado, y tenemos una caja de madera donde los almacenamos.

Los bigotes de un pícaro son tan sensibles que pueden observar el pequeño susurro de una brisa. Sus bigotes son invaluables para fallar la velocidad y la dirección del rumbo, lo que ayuda, tanto para proteger a una nueva camada de gatitos de los depredadores como (combinada con la ñatas), a identificar la ubicación de las posibles presas. 

Esto ha sido solo una breve descripción de las partes visibles de la capital de un pícaro sano. Con suerte, la condición saludable de su pícaro continuará siendo su condición común durante muchos primaveras. Su atención y seguimiento ayudarán a que así sea.

Deja un comentario