Conocé todo Cómo hacer que tu caballo gire usando el reineo del cuello


Estás en caballos РComportamiento y entrenamiento del heroína Cómo hacer que tu heroína gire usando el reineo del cuello


Reinar el cuello es una tacto √ļtil para aprender si viajas ingl√©s u occidental. Deja una mano desenvuelto para destapar puertas, manejar un conexi√≥n o transportar un objeto. Este m√©todo de control fue desarrollado por aquellos que necesitaban una mano desenvuelto de las riendas para atar el yeguada, destapar puertas, expurgar a trav√©s del cepillo, entre otras cosas. Hoy en d√≠a, la mayor√≠a de los jinetes occidentales reinan el cuello Esto es √ļtil cuando tiene que destapar puertas, desea maniobrar su hero√≠na m√°s cerca de un matorral de bayas o un manzano y tener una mano desenvuelto para recolectar la fruta, o cargar o tirar poco con usted como un √°rbol para Navidad.¬†

No se preocupe de que su heroína se confunda entre ser dominado por el cuello o directo. Un heroína acertadamente entrenado responderá a los dos métodos. 

Las riendas occidentales son a menudo un poco más largas que las inglesas y pueden ser abiertas. Sostenga la curva, o el extremo desenvuelto de las riendas en la mano, no haga la dirección si lo desea. Esta mano puede sostenerse frente a usted, o dejarse caer a su costado, siempre y cuando no se incline en esa dirección. Proxenetismo de perseverar tus hombros cuadrados y ayuda a tu heroína a equilibrarse. 

 

Aquí está cómo reinar su heroína:

  1. Sostenga ambas riendas en una mano. Tradicionalmente, los jinetes occidentales sostienen las riendas en su mano no dominante, dejando su mano dominante (la mayor√≠a de las veces derecha) desenvuelto para realizar tareas como manejar una cuerda o destapar una puerta. Tu mano estar√° centrada unos pocos cent√≠metros delante de tu cuerpo. Tu mano estar√° ‚Äėpulgar en lo alto‚Äô, y el extremo desenvuelto de tus riendas vendr√° desde la parte inferior de tu mano.
  2. Para torcer a la izquierda, este la mano sutilmente y muévala cerca de la izquierda para colocar la rienda derecha en el costado derecho del cuello del heroína. No se debe aplicar presión a la broca.
  3. Al mismo tiempo que descansa sobre el cuello del heroína, aplique presión con la pierna izquierda para hacer que el heroína se doble cerca de de la pierna.
  4. Tan pronto como finalice el molinete, libere la presión y vuelva a colocar la mano en el centro.
  5. Para torcer a la derecha, apoye la rienda izquierda contra el cuello del heroína o pony y cue con la pierna derecha para ayudar a su heroína a bajarse.

Consejos:

  1. Mantenga sus hombros cuadrados a pesar de que está sosteniendo una mano más adhesión para agarrar las riendas. No caiga a un costado, ya que eso hace que sea más difícil para su heroína llevarlo. Tu posición debe ser la misma que cuando tienes control directo con una mano en cada una.
  2. Cambio de manos de rienda en paseos largos puede ayudar a alisar la carga en la espalda de su heroína. Es posible que tenga una carga imperceptible de un costado de su asiento con el cuello con una mano, y cambiarlo de vez en cuando puede ayudar a aliviar cualquier presión constante que pueda estar ejerciendo en un costado de la espalda del heroína.
  3. Como practicas, Sus reinvención se volverán más refinadas y casi imperceptibles.
  4. No levantes demasiado la mano ya que esto animará al heroína a izar la persona. Y no se mueva bruscamente, ya que esto puede hacer que su heroína impulso la persona, o aliéntelo a doblar el cuello cerca de el interior de la curva.
  5. No retroceda mientras excursión. Tu heroína puede pensar que estás pidiendo que te detengas o que te confundas.

Que necesitas:

  • Tu hero√≠na ensillado y frenado.
  • Un √°mbito plana, sin obst√°culos para trabajar. A√Īade obst√°culos a medida que aumentan tus habilidades. Pilones, cubos, barriles o fardos de paja son buenos obst√°culos para circular. Practique pasear en c√≠rculos, serpentinas y otras figuras escolares para que pueda ilustrarse la cantidad de presi√≥n que necesita para poner el cuello del hero√≠na con las riendas.

Deja un comentario