Saltar al contenido

Conocé todo Consejos y conceptos básicos para el manejo de erizos


Estás en Pequeñas mascotas – erizos Consejos y conceptos básicos para el manejo de erizos


Muchos nuevos propietarios de erizos están nerviosos por manejar a sus espinosas mascotas. Los erizos pueden manipularse (no son demasiado espinosos), aunque se requiere poco de paciencia para comprobar de que su puerco espín esté seguro y cómodo en sus manos. Siga estos pasos para comenzar a manejar su puerco espín.

Pasos para manejar un puerco espĂ­n

  1. Comience a manejar su puerco espín por la confusión cuando es más probable que estén despiertos. Un puerco espín soñoliento puede ser cascarrabias, lo que hará que esta tarea sea prácticamente ficticio.
  2. Permita que su puerco espĂ­n huela sus manos para que lo reconozcan cada vez que las manipule.
  3. Coloque sus manos con la palma alrededor de hacia lo alto a cada costado del puerco espín. Si es necesario, puede asediar suavemente su puerco espín en su trullo para que sea más probable que tengan que caminar sobre sus manos.
  4. Empuje suavemente sus manos debajo de su puerco espín de pie. Incluso puedes congregar un poco de ropa de cama para proteger tus manos un poco más si estás nervioso por ser pinchado.
  5. Toma tus manos y levanta tu puerco espín mientras están acunadas en tus manos. Mantenga sus dedos juntos y fuera del camino de la barriga de su puerco espín en caso de que decidan rodar en una fantasía (un dedo atrapado en medio de un puerco espín no es divertido).
  6. Tu puerco espín puede resoplar o rodar en una fantasía. Intente persistir a menos que su puerco espín esté excesivamente enfadoso y no esté progresando. Está admisiblemente recogerlo o levantarlo si ha rodado en una fantasía.
  1. Sostenga su puerco espín (trate de mecer a su hedgie con una mano o antebrazo y colóquese la otra mano suavemente sobre su espalda para anciano seguridad) o colóquelo en su regazo. La mayoría se desenrollará harto rápido si se sienten seguros y comenzarán a explorar.
  2. Siéntase independiente de apelar al soborno si es necesario. Si su puerco espín se convierte en una fantasía, ofrezca una gollería como un oruga de la harina enjuidioso tan pronto como se desenrollan. Tu puerco espín probablemente decidirá rápidamente que ser recogido es poco bueno ya que son recompensados ​​por ello. Reserve este tratamiento para los momentos en que esté manejando su puerco espín.
  3. Una vez que su puerco espĂ­n se haya desenrollado de su fantasĂ­a, permita que exploren sus manos y vuelvan a su propio ritmo. No trates de acariciar a tu puerco espĂ­n hasta que se hayan relajado.
  4. Un puerco espín relajado depositará sus dificultades. Una vez que las dificultades estén planas (no se asoman en varias direcciones como en el caso de que su puerco espín se enrolla en una fantasía), puede intentar acariciarlas en la dirección en que se encuentran las dificultades. Evita tratar de acariciar la cara de tu puerco espín al principio, ya que no les gusta.
  1. Ofrezca golosinas especiales de forma intermitente mientras maneja su puerco espín para decirle a su puerco espín que el manejo es poco bueno. Con suerte, su puerco espín reconocerá que ser manejado y admitir golosinas no es aterrador sino divertido.

Lee mas  Erizos pigmeos africanos

Consejos para el manejo de erizos

  1. Los erizos te reconocerán por el intuición. Usar guantes solo confundirá a tu puerco espín. La fricción de manos o los perfumes pesados ​​además pueden confundir a tu puerco espín. Colocar una camiseta que has usado en su trullo puede familiarizarlos con tu fragancia.
  2. Si es necesario, se puede usar una toalla gruesa para congregar un puerco espín indisciplinado al principio, en extensión de guantes. Puede deslizar la camiseta más fácilmente de lo que podría quitarse un mitón y luego continuar sosteniendo su puerco espín con sus propias manos.
  3. No agarres tu puerco espĂ­n desde hacia lo alto.
  4. Recuerda, las dificultades no tienen púas ni salen como púas de puercoespín, por lo que si te pinchan dolerá, pero no será un dolor insoportable.