Conocé todo Hipoplasia Cerebelosa Felina


Estás en Lozanía y bienestar de los gatos – Enfermedades y trastornos del micho Hipoplasia Cerebelosa Felina


La hipoplasia cerebelosa felina es un trastorno neurológico que se produce cuando el cerebro de un micho no se desarrolla adecuadamente en el matriz. Este trastorno es congénito, lo que significa que está presente al venir al mundo. Un micho con hipoplasia cerebelosa tiene un cerebelo poco desarrollado, que se encuentra en la parte posterior del cerebro debajo del cerebro. El cerebelo es la parte del cerebro del micho responsable de la coordinación, la conciencia espacial y las habilidades motoras finas.

 

La hipoplasia cerebelosa felina no es potencialmente mortal, pero puede tener un impacto cenizo en la calidad de vida del micho dependiendo de la recaída.

Signos de hipoplasia cerebelosa felina

Los gatos con hipoplasia cerebelosa a menudo tienen problemas para caminar, valer, saltar, suministrar el nivelación y delimitar objetos. A menudo menean la comienzo y parecen tambalearse al caminar. Algunos experimentarán la separación de sus extremidades o se deslizarán sobre sus pies. 

Los signos de hipoplasia cerebelosa generalmente se detectan por primera vez cuando el gatito comienza a caminar, generalmente entre las cuatro y seis semanas de antigüedad. Los casos van desde leves a severos.

La hipoplasia cerebelosa felina no es dolorosa. Siquiera es contagioso. Felizmente, la hipoplasia cerebelosa no empeora con el tiempo. La condición siquiera mejorará con el tiempo. En casos severos, el micho puede carecer mucha ayuda en la vida. Sin bloqueo, la mayoría de los gatitos aprenden a adaptarse a medida que envejecen y pueden habitar vidas felices y saludables.

Causas De Hipoplasia Cerebelosa Felina

Una gata preñada puede entrar en contacto con un virus o comprobar un trauma que afecta a sus fetos. Uno o más de sus gatitos pueden venir al mundo con hipoplasia cerebelosa. En algunos casos, la hipoplasia cerebelosa felina es simplemente genética. La causa exacta de la hipoplasia cerebelosa generalmente se puede determinar a menos que exista un trauma conocido o exposición al virus en la principio micho.

 

Diagnosis de la hipoplasia cerebelosa felina

No existe una prueba simple para diagnosticar la hipoplasia cerebelosa en gatos. Sin bloqueo, su veterinario puede confiar una serie de pruebas para descartar enfermedades más graves. Es probable que su veterinario comience con el trabajo de laboratorio de rutina para detectar problemas metabólicos, problemas con las funciones de los órganos o células anormales en la muerte o la orina.

Sin bloqueo, su veterinario principal puede remitirlo a un doble veterinario, como un neurólogo, para que realice más pruebas. La mejor guisa de descartar otras afecciones neurológicas importantes es que un doble veterinario realice una tomografía computarizada o resonancia magnética. Incluso se puede confiar una punción de fluido cefalorraquídeo para detectar infecciones virales o bacterianas. La tomografía computarizada o la resonancia magnética pueden mostrar anomalías cerebrales que incluyen, entre otras, hipoplasia cerebelosa.

Cuidando a un micho con hipoplasia cerebelosa

No existe cura para la hipoplasia cerebelosa felina. Lamentablemente, la eutanasia puede ser la opción más humana para los gatos con hipoplasia cerebelosa muy solemne. Felizmente, la mayoría de los gatos con hipoplasia cerebelosa leve a moderada pueden sufrir una vida relativamente corriente con un poco de ayuda adicional de sus dueños.

Nunca se debe permitir que un micho con hipoplasia cerebelosa salga al ventilación autónomo por su propia seguridad. No debe ser rechazada, ya que necesita todas sus garras para ayudar a suministrar el nivelación.

Mantenga sus uñas un poco más largas de lo que lo haría para el micho promedio.

Los gatos con hipoplasia cerebelosa siempre deben estar esterilizados o castrados en caso de que su condición sea genética y pueda transmitirse. 

A un micho con hipoplasia cerebelosa le irá mejor con cajas de arena grandes que sean fáciles de entrar y salir. Las rampas colocadas frente a las cajas de arena y los muebles pueden hacer que sea más acomodaticio para el micho lograr a estas áreas. Para maduro seguridad, coloque las puertas para bebés en los escalones para evitar caídas. Evite dar acomodaticio acercamiento a lugares muy altos ya que estos gatos tienen más probabilidades de caerse. Ayuda a crear tracción donde hay pisos lisos colocando colchonetas de yoga o almohadillas de espuma. Use tapetes antideslizantes para los recipientes de comida y agua y mantenga una superficie de apoyo antideslizante frente a los recipientes para que su micho se ponga de pie.

Asegúrese de introducir con cuidado a su micho nuevos gatos y otras mascotas con hipoplasia cerebelosa.

Estos gatos ciertamente pueden habitar con animales «normales», pero pueden ser más vulnerables si las mascotas no se llevan aceptablemente. Supervise todas las interacciones hasta que esté seguro de que están acostumbradas la una a la otra. En genérico, es mejor no dejar a un micho con hipoplasia cerebelosa solo con un perro más vasto. Los perros, especialmente aquellos con unidades de maduro presa, pueden percibir al micho como presa en apuros y atacar por instinto.

Un micho con hipoplasia cerebelosa de leve a moderada puede ser más propenso a los accidentes que un micho promedio, pero es probable que aprenda a adaptarse y compensar sus diferencias y habitar una vida larga y atinado.

0 comentarios

Añade el tuyo →

Deja un comentario