Conocé todo La Characina de Pulverización, Spray Tetra (Copella Arnoldi) y Más


Estás en peces de agua dulce y acuarios Рrazas de peces de agua dulce La Characina de Pulverización, Spray Tetra (Copella Arnoldi) y Más


Hemos incompatible unas pocas capas de huevos que son a√ļn m√°s extra√Īas que algunos de los peces que hemos cubierto aqu√≠ hace poco, recuerden Anableps; El Pez de cuatro fanales y el Enjuague labial egipcio enano. Ahora le traemos algunos peces de pecera a√ļn m√°s extra√Īos, incluida la Characina de Pulverizaci√≥n que cuida, cuida sus huevos y los incuba fuera del agua, la Bitterling que efectivamente pone sus huevos en el interior de un mejill√≥n, y aunque los huevos no se incuban en el mejill√≥n Parece darse cuenta y los extra√Īos comportamientos de cortejos de ciertos c√≠clidos.

La caracterización de la pulverización.

Un miembro de una comunidad que incluye a la temida Pira√Īa, probablemente el m√°s ave de rapi√Īa de todos los peces de agua dulce. De lo contrario, la comunidad de peces Characin est√° formada principalmente por especies peque√Īas y tranquilas, muchas de las cuales son peces de pecera familiares. Peces como el Neon, Glowlite Tetra, Black Skirt Tetra y Buenos Aires Tetra, por nombrar algunos.

El Spraying Characin adem√°s es pac√≠fico, colorido y atractivo. Su comportamiento de apareamiento hace que The Spraying Characin, adem√°s llamamiento Splashing Tetra, sea un residente de pecera inusualmente interesante. Durante el ritual de apareamiento, la hembra salta del agua en direcci√≥n a las hojas o los tallos de las plantas acu√°ticas que se extienden sobre la superficie del agua. All√≠ deposita sus huevos, unos pocos a la vez, y es seguida por el puerco que salta del agua detr√°s de ella para fertilizar los huevos cada vez que pone otro peque√Īo conjunto.

De esta guisa √ļnica pero sobrado agotadora, los cientos de huevos que un par de esta especie produce en un solo desove se ponen y se fertilizan. El trabajo de la mujer es entonces hecho el puerco, sin bloqueo, est√° all√≠ de favor completado su parte del ciclo reproductivo. Permanece cerca de los huevos y los escolta, aunque est√©n por encima de la superficie del agua. Para evitar que se sequen por el donaire; √©l roc√≠a agua sobre ellos de vez en cuando con movimientos de su guardabarros caudal. Cuando los huevos finalmente eclosionan, el puerco les dirige un roc√≠o final, especialmente pesado, y los escoria en el agua. Solo entonces su tarea est√° completa, y √©l se ocupa de su propio negocio sin prestar m√°s atenci√≥n a su descendencia.

El extra√Īo comportamiento del Splashing Tetra o Spraying Characin, que le ha cedido a la especie su nombre popular, es √ļnico incluso entre el propio mont√≥n inmediato de Characin; por lo que sabemos, ning√ļn otro miembro de la comunidad Characin se comporta de esta guisa. Un pez estrechamente relacionado del mismo categor√≠a, por ejemplo, deposita sus huevos en un pozo excavado en arena o piedrecitas, otros se reproducen normalmente entre las plantas de hojas finas, y otros prefieren musgo o escombros. Todav√≠a no hemos incompatible una raz√≥n efectivamente convincente por la que la Charraing Spraying Characin convirti√≥ sus actividades de desove en una tarea tan dif√≠cil y totalmente √ļnica.

El bitterling

Otro pez con h√°bitos interesantes y hermosos colores es el Bitterling, que en efectividad es nativo de las corrientes de Europa y el este de Am√©rica del √Ārtico. Este peque√Īo pariente de la comunidad de las carpas suele ser un pez de color amarillo verdoso que no se distingue. Pero durante la temporada de reproducci√≥n, el puerco se convierte en una brillante criatura dorada cuyos tonos met√°licos har√≠an que el tradicional pez dorado se vea opaco en comparaci√≥n. La hembra durante la temporada de reproducci√≥n desarrolla un ovipositor peculiar tipo tubo con el cual inyecta sus huevos en ciertos tipos de mejillones de agua dulce; es all√≠ donde el puerco los fertiliza.

¬°Extra√Īamente, los huevos no parecen agobiar en rotundo al mejill√≥n, ni a los j√≥venes que eclosionan en el mant√≥n del molusco y contin√ļan viviendo all√≠, adecuadamente protegidos de los enemigos, durante varios d√≠as! Finalmente, el mejill√≥n parece cansarse de sus inquilinos no invitados y expulsarlos con las aguas residuales. Sin bloqueo, en ese momento, los j√≥venes son lo suficientemente grandes como para valerse por s√≠ mismos.

Sin el mejill√≥n, el Bitterling no podr√≠a reproducirse. Una vez m√°s, nadie hasta ahora ha explicado por qu√© este pez solo de todos sus parientes ha desarrollado el vestido peculiar de distinguir una ni√Īera involuntaria para sus cr√≠as durante los primeros d√≠as cr√≠ticos de sus vidas. ¬ŅQu√© hizo que esta especie desarrollara la capacidad de inyectar los huevos en el mejill√≥n ? ¬ŅPor qu√© los mejillones no digieren los huevos o los fritos, tantas preguntas, no hay respuestas ?

Los wrasses

Luego est√° el caso inusual de los wrass, algunos de los cuales pasan por la primera parte de sus vidas como hembras sexualmente maduras, y luego se someten a un cambio de sexo que las convierte en machos funcionales. Sabemos que en al menos dos especies de Wrasse, una hembra se convierte en un puerco luego de la homicidio del postrer puerco sobreviviente de una escuela en particular. De esa guisa, nunca hay peligro de que los huevos no se fertilizen porque cualquier hembra puede convertirse en puerco cuando sea necesario.

El cortejo y el simpatía duradero entre ciertas especies

Es interesante observar que casi todos los peces, con h√°bitos de cortejo intrincados y complejos, adem√°s participan en alg√ļn tipo de cuidado de cr√≠a, en el que participan uno o entreambos padres. Existe una relaci√≥n clara entre las luchas territoriales, los rituales de cortejo y el cuidado de las cr√≠as en la mayor√≠a de los casos, y la posesividad territorial extrema generalmente indica una forma descubierta de cuidado de los j√≥venes.

En com√ļn, el asunto serio de preparar un sitio de anidaci√≥n para su futura descendencia es la primera preocupaci√≥n de los futuros padres o padres posteriormente de que se haya resuelto el problema territorial. En algunas especies, como el pez aquel, un par apareado formar√° una verdadera asociaci√≥n y compartir√° todo, desde preparar el sitio del madriguera hasta cuidar y proteger a los j√≥venes hasta que puedan valerse por s√≠ mismos. A menudo, tal pareja permanece reuni√≥n en un apego duradero mucho posteriormente de la temporada de reproducci√≥n.¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬†¬†

Los peces están más cerca de las aves que de los reptiles en los comportamientos de reproducción

Es interesante notar que en su comportamiento reproductivo y especialmente en el cuidado de sus cr√≠as, tales peces recuerdan mucho m√°s a las aves que a sus parientes evolutivos mucho m√°s cercanos, el reptil. Ning√ļn reptil, por ejemplo, practica cualquier tipo de cuidado de cr√≠as, incluso remotamente parecido al de algunos de los peces que hemos cedido como ejemplos. La gran mayor√≠a, de hecho, no presta atenci√≥n alguna a sus cr√≠as una vez que se han puesto los huevos.

Las pocas excepciones entre los reptiles que forman una especie de madriguera pierden todo interés en sus crías una vez que los huevos eclosionan; no hay un solo caso conocido donde el reptil protege y protege a sus crías contra los enemigos. La protección feroz de su madriguera y descendencia mostrada por muchos peces, por otro flanco, es sorprendentemente similar a la devoción de los padres, que es una característica abierto del comportamiento de las aves o las aves.

Una palabra final

De la desconcertante variedad de peces que hemos clasificado de guisa no cient√≠fica bajo el encabezado de ¬ęcapas de huevos inusuales¬Ľ hay muchos favoritos antiguos y algunas nuevas importaciones de lo que esperamos sea de alg√ļn inter√©s. La refer√©ndum del inclinado est√° limitada solo por su faltriquera, su accesibilidad a las tiendas de mascotas y su susceptibilidad a los anuncios de comerciantes de pescado. Si lees las revistas dedicadas al tema, cada mes te encontrar√°s con ganas de comprar un nuevo tipo de pez para tu pecera. Si eres como yo, tu entusiasmo, una vez despertado, ser√° dif√≠cil de controlar. Pero para sostener el ¬ętanque de exhibici√≥n¬Ľ ideal, es importante que ejerza moderaci√≥n. Recuerde, no sobrecargue su pecera, lea aqu√≠ para cerciorarse de que lo que ha predilecto sea compatible con el resto de la comunidad de su pecera, y preste atenci√≥n a las micci√≥n ambientales y diet√©ticas de sus mascotas. Si dedicas tanto tiempo a estudiar tus peces y sus micci√≥n como descubrir nuevos peces que quieres poseer, ¬°ser√°s un √©xito en este gran pasatiempo nuestro!

Deja un comentario