Conocé todo Los perros y el miedo al veterinario.


Est√°s en Consejos de entrenamiento para perros – Problemas de comportamiento del perro Los perros y el miedo al veterinario.


¬ŅTu perro le tiene miedo al doctor ? El miedo a ir al veterinario es una de las fobias m√°s comunes en los perros. Incluso el canino m√°s despreocupado puede encogerse de miedo y meterle la nalgas mientras intentas persuadirlo a trav√©s de la puerta del consultorio de tu veterinario.

¬ŅPor qu√© algunos perros temen al veterinario ?

La raz√≥n m√°s popular por la que los perros sienten temor de comparecer al veterinario es que les resulta traum√°tico. Piense en una reconocimiento t√≠pica a la oficina del veterinario con su perro. Tan pronto como entras por la puerta, tu perro es bombardeado con olores y sonidos extra√Īos. Lo m√°s probable es que te encuentres con otros animales mientras est√©s all√≠, y si tu perro ama u odia a otros animales, verlos seguramente aumentar√° su nivel de emoci√≥n.

Luego viene el examen. Su perro est√° restringido por un t√©cnico veterinario, mientras que el veterinario le hace un examen f√≠sico. Su perro puede sentirse confundido y temeroso frente a este tipo de manejo desconocido. La mayor√≠a de las visitas regulares al veterinario asimismo involucran agujas en forma de vacunas y cuna de raza. Este manejo inusual todo sucede mientras est√°s rodeado de extra√Īos. Para las visitas por enfermedad, todo esto ocurre mientras su perro ya se siente mal. S√ļmalo todo cercano y tendr√°s una experiencia asaz traum√°tica para tu perro. No es de apartar que tantos perros tengan miedo de ir al veterinario.

Cómo conseguir que tu perro tolere visitas al veterinario

La buena nueva es que un miedo al veterinario puede ser asaz obediente de vencer con poco de tiempo y esfuerzo. Incluso si el miedo no está completamente erradicado, es posible aliviar la ansiedad de su perro. Con el tiempo, es posible que incluso puedas hacer que tu perro ame al veterinario. Los siguientes consejos pueden ayudar a que su próximo chequeo anual sea mucho más obediente para entreambos:

  • Practica los ex√°menes en casa. Parte de lo que hace que las visitas al veterinario sean tan aterradoras es que su perro no est√° acostumbrado a ser manejado como lo hace durante un examen. Puedes acostumbrar a tu perro a este tipo de manejo practicando en casa. Pase alg√ļn tiempo cada d√≠a revisando las orejas de su perro, refren√°ndolo, mirando sus dientes y sosteniendo sus patas. Sea amable y aseg√ļrese de que su perro reciba muchos elogios y algunas golosinas durante los ex√°menes de habilidad.
  • Hacer visitas sociales regulares a la consulta del veterinario. A menudo, la √ļnica vez que los perros ven al veterinario es cuando est√°n enfermos o cuando es hora de un examen anual. Trate de hacer arreglos con la oficina de su veterinario para acaecer por varias veces por nadie m√°s que una se√Īal social. P√≠dale a la recepcionista que le d√© a su perro algunas golosinas y algunas caricias amistosas, y pronto su perro puede esperar examinar al veterinario.
  • No fuerce a su perro. Practica suavemente el ingreso a la oficina del veterinario durante las visitas sociales en motivo de esperar una reconocimiento programada. Deje que su perro gradualmente se sienta c√≥modo con ir a la oficina. En motivo de remolcar o sufrir a su perro a la oficina, d√©le tiempo para que se sienta c√≥modo por su cuenta. Recomp√©nselo con un mont√≥n de golosinas y elogios a medida que se acerca a acaecer por la puerta.

    Manejando el miedo de tu perro al veterinario

    Para algunos perros, usar los consejos anteriores no ser√° suficiente para aliviar su miedo. Puede suceder algunas cosas que puede hacer para controlar el miedo de su perro en estos casos.

    • Considerar medicamentos para la ansiedad.¬†Aunque muchos lo consideran un posterior petici√≥n, algunos perros temen tanto al veterinario que la tratamiento es la √ļnica opci√≥n. Es posible que su veterinario pueda recetarle un medicamento contra la ansiedad que usted administra en casa anta√Īo de examinar al veterinario. Incluso puede usar esto como una utensilio para practicar visitas sociales y manejo. Es importante comprender que un perro es incapaz de ilustrarse cosas nuevas cuando se encuentra en un estado de adhesi√≥n ansiedad. La tratamiento puede ayudar a estrechar el miedo y la ansiedad a un nivel en el que pueda reponer a la capacitaci√≥n y la socializaci√≥n. El medicamento puede no ser necesario permanentemente.
    • Use un badal si es necesario.¬†Si el miedo de su perro es tan v√°lido que resulta en una acometida, puede considerar usar un badal durante las visitas al veterinario para evitar la mordedura de un perro. Haz que se acostumbre a la boca lentamente en casa y anta√Īo de una reconocimiento programada a tu veterinario. Haz que lo use regularmente en casa con muchos elogios. NOTA: Si pr√≥rroga hasta que est√° a punto de irse a la oficina del veterinario anta√Īo de introducir a su perro en el hocico, puede asociar r√°pidamente el hocico con el veterinario, y desarrollar el miedo al hocico. Esto puede convertirse r√°pidamente en un comportamiento problem√°tico en la casa cuando ve el hocico, as√≠ que aseg√ļrese de introducir al perro lentamente y con suavidad. Haz que la experiencia sea lo m√°s positiva posible.
    • Encuentra un veterinario que haga visitas a domicilio. Hay m√°s y m√°s veterinarios que est√°n dispuestos a venir a ti. Es posible que pueda aliviar los temores de su perro al tenerlo c√≥modo en su propia casa durante los ex√°menes. Pesquisa veterinarios m√≥viles en tu radio con buenas cr√≠ticas.

    Al igual que con cualquier miedo o fobia, es importante entender que la mayoría de los perros no superarán de inmediato el miedo al veterinario. Ejercite la paciencia y sea consistente. Hable con su veterinario para obtener ayuda con esta situación. El veterinario y el personal efectivamente quieren ayudarlo a usted y a su perro. La comunicación con su veterinario es esencial. Si usted y su veterinario no pueden hacer que su perro supere el miedo, puede ser el momento de obtener ayuda de un preparador de perros o de un conductista.

    Editado por Jenna Stregowski, RVT

    Deja un comentario