Conocé todo Uso de zonisamida para tratar las convulsiones en perros y gatos


Est√°s en Gatos – Vigor y bienestar de los gatos Uso de zonisamida para tratar las convulsiones en perros y gatos


Si su perro o micho ha sido diagnosticado con epilepsia u otro trastorno convulsivo, el veterinario puede prescribir un anticonvulsivo. Sin confiscación, si descubre que su mascota no reacciona proporcionadamente a estos medicamentos, existe otra opción: un medicamento llamado zonisamida. 

La zonisamida es un medicamento anticonvulsivo que no est√° relacionado con los otros anticonvulsivos que se utilizan asiduamente para tratar perros y gatos. La zonisamida se puede usar sola o en combinaci√≥n con fenobarbital y / o bromuro de potasio para tratar las convulsiones. Esto puede ser √ļtil en los casos en que las convulsiones de su mascota no se controlan adecuadamente tomando medicamentos anticonvulsivos tradicionales solos o combinados. Igualmente puede ser una buena alternativa para los animales que son al√©rgicos o tienen pertenencias secundarios graves de otros medicamentos anticonvulsivos.

Maneras de tomar zonisamida

La zonisamida puede estilarse sola o combinada con otros medicamentos anticonvulsivos. Para los perros que no pueden tolerar el fenobarbital o el bromuro de potasio, la zonisamida puede ser una opci√≥n viable. Igualmente puede ser una opci√≥n para los due√Īos de perros que no quieran arriesgar los pertenencias secundarios de fenobarbital o bromuro de potasio para su perro.

Los niveles de zonisamida en la matanza pueden medirse, pero existe una errata de acuerdo entre los veterinarios sobre si es necesario determinar los niveles en matanza. Algunos veterinarios creen que la medición es importante para evaluar si la dosis es adecuada y no se está acercando a los niveles tóxicos. Otros prefieren aguardar en los signos clínicos y en el monitoreo de la actividad de las convulsiones para determinar la capacidad de la dosis del medicamento para la mascota.

Artículos secundarios de la zonisamida

Si proporcionadamente la zonisamida parece ser relativamente segura para los perros, es eficaz para controlar las convulsiones y es proporcionadamente tolerada, muchos veterinarios est√°n preocupados porque los estudios a abundante plazo a√ļn no han demostrado su seguridad y capacidad. Al igual que con la mayor√≠a de los medicamentos anticonvulsivos, la zonisamida puede causar somnolencia, errata de coordinaci√≥n (p√©rdida del control muscular) y un apetito deprimido en los perros. Igualmente puede causar v√≥mitos, diarrea, anorexia y, en casos raros, reacciones cut√°neas, hipertermia y trastornos de la matanza.

La zonisamida todav√≠a parece ser relativamente segura en los gatos seg√ļn lo que sabemos hasta ahora. Sin confiscaci√≥n, la zonisamida ha tenido un uso a√ļn m√°s peque√Īo en gatos que en perros, y algunos veterinarios temen que no estemos al tanto del perfil de seguridad y los posibles pertenencias secundarios que pueden ocurrir con el uso de zonisamida para gatos.¬†

Se sabe que la zonisamida causa defectos de principio en cachorros y gatitos y no debe administrarse a animales en embarazo o crianza. Siquiera debe administrarse a animales que sean hipersensibles a las sulfamidas.

Filial y dosificación de zonisamida

Su veterinario determinar√° el mejor m√©todo de filial y dosis para su mascota, teniendo en cuenta el mejor resultado y la seguridad de la mascota. La forma m√°s global de este medicamento es en una tableta recubierta de az√ļcar. La dosis promedio para un perro con epilepsia es de 8 a 12 mg / kg administrada por v√≠a verbal cada 8 a 12 horas.

Fuente: Plomada, Donald C. Manual de medicamentos veterinarios de Plumb, 6ª estampado. John Wiley and Sons: USA. 2016.

Deja un comentario