Conocé todo Vivir con perros en un alquiler


Estás en Primeros pasos – Morar con perros Morar con perros en un locación


¿Eres dueño de un perro y alquila una casa ? Encontrar un locación donde poder tener un perro es la parte difícil. Ahora que ha descubierto su situación de vida, es importante que tome las medidas adecuadas para no perder el privilegio de proceder con mascotas. Algunos inquilinos dan mala éxito a los dueños de perros, lo que dificulta aún más que los dueños de perros encuentren casas de locación. Así es como usted y su perro pueden ser buenos inquilinos.

Cómo proceder en un locación con tu perro

Lo primero y más importante: no importa dónde viva, es esencial que actúe como dueño responsable de un perro. A tus vecinos no les gusta escuchar a tu perro amenazar constantemente, y ciertamente no quieren meterse en sus barreduras. Siempre recolectar luego de su perro; no hacerlo es la forma más rápida de hacerte enemigos de tus vecinos. No deje a su perro solo por largos períodos de tiempo, por lo que se aburre y, a su vez, se vuelve vocal y / o destructivo. Solo debe dejar que su perro se suelte en las áreas designadas sin correa, y asegúrese de que esté supervisado en todo momento. En pocas palabras: si la palabra en la calle es que su perro es una molestia, está obligado a retornar a su propietario. Esto podría significar muchos cargos e incluso la revocación de su entendimiento de arrendamiento. Incluso puede arruinar sus posibilidades de encontrar otro división para arrendar con su perro.

Si su perro tiene la beocio tendencia a la destrucción, su mejor postura es el entrenamiento de la mazmorra. Una cosa es que tu perro mastique tus pertenencias personales. Es un problema completamente diferente si su perro rompe cientos (o miles) de dólares en alfombras. Algún tiene que retribuir para reemplazarlo, y ese determinado eres tú. Si su perro no puede permanecer en la mazmorra mientras usted no está, considere la posibilidad de una parvulario para perros o contratar a un cuidador de mascotas para que se registre y pasee a su perro periódicamente.

Asegúrese de reparar inmediatamente cualquier daño beocio causado por su perro, como arañazos en puertas y paredes, desgarros de la moqueta, desorden, etc. Si su perro causa algún tipo de daño importante, lo mejor que puede hacer es informarlo de inmediato. Y ofrecer retribuir por la reparación o reemplazo. Discúlpese, luego explíquele al propietario o a la oficina de locación cómo está haciendo los cambios necesarios para evitar daños mayores. Si alcahuetería de ocultar el daño, su propietario está obligado a descubrirlo eventualmente de todos modos, y no lo hará blanquear tan proporcionadamente.

Aquí hay otra razón para ser un buen inquilino dueño de una mascota: referencias. Si su casero tiene una buena experiencia con usted como inquilino y dueño de una mascota, es probable que transmita una buena remisión a su próximo casero. Esto puede hacer que arrendar con un perro sea una experiencia más ligera para usted la próxima vez.

Deja un comentario