El placer de criar un p√°jaro –

Encontrá todo la información relacionada a  Pájaros


Muchos piensan que tener un p√°jaro como mascota no es gran cosa y, bueno, en cierto modo podr√≠amos asegurar eso, que es verdad que no es gran cosa, que uno puede tener otras mascotas que sean m√°s cari√Īosas y que demuestren su cari√Īo. Pero incluso podemos asegurar que eso depende mucho de la forma en que se haya adquirido el p√°jaro y de qu√© p√°jaro sea.

Un p√°jaro que se importaci√≥n adulto por supuesto que estar√° acostumbrado a su mazmorra y no har√° cero m√°s que cantar, ingerir y echarse, est√°n destinados a eso. Pero si el p√°jaro que adquirimos es uno peque√Īo, perfectamente porque nos lo han regalado, porque lo hemos cogido de un conejera o por otro motivo, y somos lo suficientemente h√°biles para mantenerlo con vida hasta que aprende a ingerir por s√≠ solo, entonces lo m√°s seguro es que ese p√°jaro acabe domesticado y seamos capaces de tenerlo fuera de la mazmorra sin que le suponga un trauma o un intento de fuga.

En estos casos los agapornis son los mejores ejemplos. Agapornis puedes encontrar tanto en tiendas (ya adultos) como papilleros, que son agapornis que se sacan del conejera con 20-25 d√≠as para empapillar (para darle t√ļ la comida). El contacto con los adultos hace que los p√°jaros no nos teman y nos convertimos en sus madres con lo que podemos cogerlos, acariciarles e incluso ense√Īarles trucos ya que son unos p√°jaros muy inteligentes.

Por supuesto, criar un p√°jaro as√≠ no es tratable y requiere de mucha dedicaci√≥n, pero es at√ļn cuando abres la mazmorra y, est√©s donde est√©s, los p√°jaros te siguen porque, para ellos, eres cualquiera muy distinto.

Esperamos que hayas disfrutado al deletrear esta nota como nosotros disfrutamos al publicarla para ti, nos seguiremos esforzando día a día para traerte más contenidos de calidad

Deja un comentario