Geco Leopardo, una mascota muy cariñosa-Reptiles

Estas en la categoria Reptiles /

Uno de los reptiles mas buscados como mascota en los últimos abriles. Es de sobra conocida su amabilidad para con su dueño/a, y todavía resulta muy obvio de cuidar. Hoy venimos a hablarte del Geco Leopardo, un animalito en realidad dócil.

Existen numerosas especies de Gecos aunque no todos presentan el mismo comportamiento. El Geco mas buscado es el Leopardo. Dicen los expertos que esta especie de Geco es la más robusta y dócil; imagino que si lo será en comparación con su pariente más conocido, el Tokay de motas anaranjadas, que no solo “ladra” como un perro, sino que muerde con sus fuertes mandíbulas.

Pero conozcamos en profundidad a nuestro protagonista de hoy.

Geco leopardo

El Geco Leopardo

Es un reptil originario de las calurosas tierras en la zona de Irán, Afganistán, Pakistán y el noroeste de la India. Llega a determinar unos 20-25 centímetros (trasero incluida), su peso oscila entre los 50 y los 80 gramos y tiene una esperanza de vida de unos 10 abriles. Presenta unas manchas en la piel que cambian según va creciendo; cuando es un bebé sus manchas tienen forma de rayas. Y conforme va creciendo, éstas se van transformando en las manchas oscuras que le otorgan un aspecto parecido al felino del que toma su nombre. Aunque, eso sí, puedes encontrarlos en colores muy distintos. Como cualquier reptil necesita mudar la piel periódicamente. En en caso del Geco Leopardo, la muda se produce una vez al mes, aproximadamente.

Su comienzo es muy prominente y tiene forma triangular. Esta provista de unos enormes fanales que puede rasgar y cerrar. Quizá te llame la atención el hecho de que pueda rasgar y cerrar sus fanales; pero no es tan obvio si consideras que gracias a la crecimiento, la gran mayoría de los Gecos han convertido sus párpados en unas membranas que recubren sus órganos oculares.

Es un animal noctámbulo, por lo que tiene muy desarrollado el sentido de la olfato y el pabellón. Lógicamente, cuando vive en atrevimiento, emplea esta agudeza visual y auditiva para detectar a sus presas y eludir a sus depredadores.

Sin motivo a dudas, la señal de identidad del Geco Leopardo es su trasero. Tiene el tamaño de un tercio de su cuerpo y se va estrechando a medida que llega al final. La utiliza como un almacén, para acumular reservas de nutrientes. Por eso, querid@ leedor/a, si decides adoptar uno de estos reptiles como mascota, deberás fijarte mucho en la apariencia y robustez de su trasero. Cuando presenta un aspecto rollizo, significa que esta sano y acertadamente alimentado.

Por ultimo, destacar su vida nocturna. Conveniente a que procede de zonas demasiado calurosas, el Geco Leopardo es un reptil que se pasa los días metido en su húmeda y agradable abrigo. Aunque, si hace demasiado frío o singladura prefiere quedarse en casa.

Su terrario

Cuando decides adoptar un Geco Leopardo debes dirigirte a una tienda especializada que te proporcione un kit con todo lo necesario para preparar el terrario. Aun así, te aconsejo que leas detenidamente el sucesivo apartado porque un uso inapropiado de la arena o poner las luces demasiado brillantes podría dañar mucho a tu nueva mascota. No olvides que es nuestra obligación hacerle la vida obvio y adecuado a nuestras mascotas.

La casa de tu Geco Leopardo debe ser una pecera, terrario o pecera con capacidad mínima de 20 litros. Tiene que tener tapa que encaje acertadamente en la parte superior; aunque es cierto que tu amiguito tendrá dificultades para trepar por sus paredes, es mejor que mantengas su casa tapada por si algún día desarrolla perfectamente la tacto de trepar y se marcha “por patas”.

Cubre el fondo de la fanal con material sólido; puedes utilizar baldosas planas de piedra, césped industrial o, incluso, baldosas planas para reptiles. Pero nunca pongas arena o virutas de ningún material, ya que tu amiguito se las podría yantar y le dañaría mucho su vigor. Encima, has de enterarse que las virutas de maderas resinosas son toxicas para los Gecos Leopardo.

Mantén siempre la temperatura en el interior del terrario. Como ya he comentado más hacia lo alto, el Geco Leopardo viene de tierras con altas temperaturas y necesita comportarse en ambientes lo más parecidos posible. Utiliza una almohadilla térmica peculiar para peceras de reptiles; controla mediante termómetros la temperatura, que debe estar entre los 23,3ºC a 26,7ºC. Y por la tinieblas no la bajes de 21ºC.

Exploración una zona en la pecera con más calor que el habitual. Con una temperatura de entre 29,4ºC y 32,2ºC tu Geco Leopardo se cobijará debajo para digerir su comida de forma apropiada. Las lámparas que utilices no es necesario que sean de rayos UV, pero no olvides evitar las de luz blanca porque pueden perturbar el alivio de tu mascota.

Zonas de estar y juegos

Tu Geco Leopardo debe disponer de algunos escondites a diferentes temperaturas, para que pueda esconderse y acaecer un tiempo desapercibido, tal y como haría en su hábitat natural. Lo ideal es que le prepares tres refugios de la sucesivo forma:

– El primero debes ponerlo en el ámbito más fresca del terrario y tiene que estar húmedo para que tu amiguito pueda regular la humedad de su piel. Coloca papeles toalla húmedos o cualquier otro material mojado debajo del refugio.
– El segundo ha de estar en el ámbito más fresca del terrario pero tiene que estar seco.
– Y, por postrero, el tercero tienes que colocarlo en el ámbito mas cálida de la pecera. Incluso estará seco y permitirá que el Geco pueda reposar su comida tranquilamente.

Cuando llega el atardecer y el Geco Leopardo sale de su refugio y te encantará ver lo maniático y juguetón que es. Ponle obstáculos para que salte, corra y trepe. Será fascinante ver cuánto disfruta.

Comida y cuidados

Dale siempre insectos vivos para que pueda cazarlos y comerlos, ya que si se los pones muertos no los comerá. Los manjares favoritos del Geco Leopardo son los grillos, los gusanos de la harina y las dubias, que son una especie de cucarachas. Aunque te aconsejo que los gusanos de la harina no se los incluyas en su dieta habitual porque tienen mucha cantidad de lípido y podrían hacerle engordar. Respecto a la frecuencia con que debe yantar, es bueno que lo haga cada dos días.

No te olvides de tener agua constantemente en su terrario para que pueda libar. Utiliza un recipiente que sea orondo y bajo, como una especie de estanque.

Y, por postrero, juega con tu Geco Leopardo. Háblale para que te reconozca; mete tu mano en el terrario para que pueda conocerte. Déjalo que trepe en ella y vaya cogiendo confianza. Cuando consigas levantarlo del suelo en tu mano te reportará momentos tiernos; el estará muy a sabor en tu mano adecuado a que le encantará la temperatura y tu podrás disfrutar mas de cerca de tu amiguito. Eso sí, si intenta escapar en la vida lo agarres por la trasero porque es capaz de perderla con tal de no dejarse coger.

¿Tienes un Geco Leopardo en casa ?, cuéntanos alguna lance curiosa.

Esperamos que hayas disfrutado al percibir este artículo tanto como nosotros disfrutamos al escribirlo, nos seguiremos esforzando cada ves más día a día para trate más contenidos de calidad

Deja un comentario