Todo sobre ¿Qué significan los movimientos del rabo y las orejas de tu perro ? <-

Este artículo esta relacionado con : Perros / Curiosidades


Seguro que has escuchado en muchas ocasiones a muchos dueños de perros (e incluso, tú mismo, si tienes uno, fijo que lo has dicho) la típica frase de “si es que sólo le descuido dialogar”. No vamos a dialogar aquí de la inteligencia de los perros; para eso, te invito a que visites nuestro artículo sobre la inteligencia canina.

Hoy vengo a hablarte del verbo que utilizan los perros con nosotros. Sí, es cierto que todo lo entienden; porque les hablamos desde que son pequeños y hay palabras que las entienden a la perfección. Por ejemplo, Chamán entiende perfectamente “vamos”, “toma”; bueno, en ingenuidad lo entiende todo, pero es que esas dos palabras le suenan a música celestial cada vez que las pronuncio.

En Mundo Mascota hemos tenido la suerte de poder dialogar con varios profesionales expertos en la interpretación del verbo corporal canino; desde etólogos a adiestradores, todos coinciden en que nuestro perro está continuamente hablándonos con sus gestos. Todo su cuerpo es un gran código de verbo. Pero hay dos partes, el rabo y las orejas, que nos dan muchísima información acerca de lo que expresan en cada movimiento.

Veamoslo con detalle.

Perrito mordiéndose la rabo

El rabo del perro

Yo creo que hasta que no tienes un perro en tu vida no eres consciente de la cantidad de movimientos que puede realizar con su rabo. Y es que cada tipo de movimiento tiene un significado diferente. Lo extraño es que la gran mayoría de la concurrencia, cuando le preguntas, te dice que si un perro está moviendo su rabo es porque está contento; mientras que si lo hace un astuto significa todo lo contrario.

Bueno, no van desencaminados del todo pero, ¿sabías que encima de los movimientos que tu perro hace con su rabo, además podemos conocer su significado en función de si lo mueve con destino a la derecha o con destino a la izquierda ?.

Los perros se comunican con su rabo, no sólo con los humanos, si no además entre ellos. Existen una gran cantidad de estudios que han podido esclarecer el significado de muchos de los movimientos que realiza nuestro perro con su rabo, pero aún queda muchísimo por cultivarse de ellos. Sí, querid@ disertador/a, nosotros además tenemos mucho que cultivarse de ellos.

La posición de la rabo nos da mucha información

Según la posición y el movimiento del rabo de nuestro perro podemos retener cómo se siente o qué alcahuetería de decirnos. Veamos todos los casos:

  • Trasero quebranto pero remotamente de las patas: significa que el perro está tranquilo y relajado.
  • Trasero quebranto, cerca de las patas y con un baladí movimiento: está desconfiando de lo que hay a su en torno a.
  • Trasero entre las patas: es un huella de que tiene miedo. Siente temor a que le hagan daño aunque, además puede significar sumisión. Habría que analizar el contexto.
  • Trasero horizontal: está manifestando un interés importante por poco que está viendo.
  • Trasero extendida horizontalmente pero tensa: esto es huella de alerta. Indica que el perro está preparado para un posible enfrentamiento. Aunque, principalmente, significa que está marcando su división y autoridad; no significa que siempre que veas esa posición en el rabo del perro es porque vaya a atacar.
  • Trasero levantada y curvada: este es un seña de confianza y autodominio en el perro.
  • Trasero levantada y con la punta con destino a en lo alto: es claramente una demostración de autoridad. El perro está diciéndonos que es el dominante de la situación.

Los movimientos del rabo nos hablan

Al igual que la posición de la rabo que hemos trillado más en lo alto, los movimientos del rabo del perro nos dan claras indicaciones de cómo se siente o qué está demostrando. Es cierto que muchas veces, sobre todo cuando estamos en la calle, nuestro perro mueve su rabo con el único motivo de propiciar el olor de sus feromonas, y así que tooooodos los perros del distrito se enteren de que está de paseo contigo.

Estos son los movimientos más típicos:

  • Movimientos cortos y rápidos: cuando está moviendo así el rabo y, encima, tiene las orejas con destino a antes, ponte alerta porque no se lo pensará dos veces si decide atacar. Y ya ni te exposición si además está enseñando los dientes.
  • Movimientos circulares: este es el movimiento más frecuente que verás en el rabo de tu perro cuando llegues a casa. Indica una gozo total, mucha empatía contigo y unas tremendas ganas de divertirse. Vamos, que no te dará tiempo a que te quites el sobretodo ayer de que le des un mimo primero de todo a él. ¿A que te suena esta situación ?.
  • Movimientos rápidos con destino a los lados: aquí junto a destacar la importancia de con destino a donde está moviendo la rabo. Si los movimientos son con destino a la derecha, el perro está tranquilo y muy acertado, encima de contento. Sin confiscación, cuando esos mismos movimientos los hace con destino a la izquierda, ya no significa alegría si no temor porque se siente amenazado por poco. En este caso, algunos etólogos coinciden en que el perro tiene ganas de hacer poco pero, a la vez, siente miedo porque desconoce qué ocurrirá posteriormente.
    Como con todo, hay una explicación a estos movimientos con destino a la derecha o la izquierda. Y tienen que ver, como supongo que ya has imaginado, con el cerebro. Al igual que ocurre con los humanos, la parte izquierda del cerebro canino gestiona los sentimientos positivos y agradables tales como el acto sexual y el cariño. Y, por el contrario, en la parte derecha están los sentimientos más negativos del perro, como el miedo o la depresión.
  • Movimientos del rabo unido con la boca abierta: esto es un seña de amistad.
Perrito simpático

La posición de las orejas del perro

Igualmente dicen mucho a la hora de comunicarse con otros perros o con nosotros, los humanos. Muchas veces las orejas de los perros se mueven en consonancia a como lo hace el rabo; de hecho, si te fijas, según la forma en como esté moviendo su rabo además tendrá las orejas en una posición en consonancia con ese movimiento de alegría o de preocupación.

Aquí te dejo la posición más habitual de las orejas con su correspondiente significado:

  • Cuando las mueve con destino a delante y luego con destino a antes te está diciendo que se encuentra perfectamente, está tranquilo.
  • Orejas erguidas e inclinadas con destino a delante: esto es un signo de atención extrema. Puede que además acompañe movimientos de sesgo en su persona; significa que está muy irresoluto de lo que está ocurriendo.
  • Orejas inclinadas y con destino a delante: esta es una postura muy desafiante. Si observas que además tiene el hocico rugoso enseñando los dientes y la observación fija en un punto, es un claro signo de que está preparado para atacar.
  • En torno a antes: aquí nos está diciendo que tiene miedo y está asustado. Normalmente, pone así las orejas cuando además mete su rabo entre las patas.
  • Dobladas con destino a antes y pegadas a la persona: esto es una sumisión pacífica. Con esta postura de las orejas nunca verás que arrugue el hocico ni enseñará los dientes.

Todo esto que te he contado hoy es poco muy genérico. Evidentemente, tienes que tener en cuenta, por ejemplo, la posición habitual del rabo de tu perro. Incluso, hay muchas razas que no tienen rabito, o lo tienen muy corto. Nadie mejor que tú conoce a tu perro.

Pero, si vas caminando por la calle y te encuentras con un perro desconocido que manifiesta alguno de los movimientos o posiciones de su rabo y orejas, ya sabrás qué puedes o no debes hacer. Es un verbo muy canino.

¿A que posteriormente de descubrir este artículo te estás fijando en cómo mueve la rabo tu perro ?, ¿y a que sonríes cuando compruebas que esos movimientos rápidos son con destino a la derecha cuando estás jugando con él ?. Cuéntanoslo en nuestro Facebook o Twitter. Nos encantará que lo compartas con nosotros.

Esperamos que hayas disfrutado al descubrir esta anuncio como nosotros disfrutamos al publicarla para ti, nos seguiremos esforzando día a día para traerte más contenidos de calidad.

Deja un comentario